La voz de los adoptados

La importancia de los grupos de adoptados

¿Para qué existe un colectivo de personas adoptadas? Si yo no fuera adoptada, quizás haría esta misma pregunta que me han hecho personas que no son adoptadas varias veces. Ahora creo mucho en la necesidad y la importancia de la construcción de comunidad entre las personas adoptadas. Espero explicarles cómo llegué a este punto para ayudarnos a entender el valor de los enlaces entre personas adoptadas. 

Soy adoptada estadounidense con orígenes chinos. Hace cinco años empecé a pensar en el significado de mi identidad como persona adoptada, pero antes de ese momento, pensaba que mi adopción ya había pasado cuando mis padres adoptivos me recogieron del orfanato y llegamos a EE.UU.. Nunca consideré que la adopción tuviese algún efecto perpetuo en mi vida. Pero en esto me había equivocado. La adopción sí ha tenido impacto en mi vida y continua siendo parte de quien soy. Como bien escribió Vandi en nuestro primer post del blog, no es necesario sentirse abandonado para que existan las implicaciones de la adopción y del abandono que precede cualquier adopción.

Durante mi niñez, yo era uno de las pocas personas asiáticas en mi escuela, y era la única persona asiática en mi familia adoptiva; los demás eran de ascendencia europea, o como decimos en EEUU, eran ‘blancos.’ Aunque mi familia me aceptó y me dio todo su cariño, no se puede cambiar el hecho de que era – y soy – diferente. No tengo los rasgos físicos de mis padres adoptivos. He experimentado un tipo de racismo que mi familia adoptiva nunca ha experimentado. Esta experiencia es distinta a la experiencia de muchas personas que crecían con su familia biológica.

Cuando llegué a la universidad, conocí a otras personas adoptadas y el mundo me cambió. Con estas personas, empecé a hablar más de mi adopción. Reflexioné sobre mi identidad como persona adoptada. Al considerarla, me di cuenta de que siempre voy a ser una persona adoptada – como Vandi señaló, la adopción no termina a los 18 años -. Mientras más pensaba en mi adopción, más deseaba conocer a otras personas adoptadas. Cuando estoy en espacios compartidos con otros adoptados, no tengo que explicar tanto mis vivencias porque me entienden automáticamente por haber pasado por caminos parecidos. Por ejemplo, es natural que las personas adoptadas entiendan el dolor de no saber nada de sus orígenes; es común que personas adoptadas hayan pensado en hacer una búsqueda de orígenes. Sin embargo, el concepto de la búsqueda de orígenes es algo menos hablado – o no existe para nada – entre personas que no son adoptadas.

Lo que me ha influido tanto y ha reforzado la importancia de comunidad entre personas adoptadas para mí, ha sido mi participación en espacios con adoptados españoles, incluso con los socios de La Voz de los Adoptados (LVDA). El curso anterior yo era auxiliar de conversación en Málaga y decidí que quería conocer a personas adoptadas en España ya que había encontrado redes bien fuertes de apoyo entre personas adoptadas en EE.UU. y esperaba que lo mismo pasara en España. Asistí a una quedada de LVDA en Madrid y allí conocí a algunos adoptados. Compartí mis experiencias como persona de adopción internacional y transracial. Los adoptados en esta quedada comprendieron los desafíos que describí de explorar mi identidad como persona adoptada. Desde esta primera quedada, he conocido a más personas adoptadas en España y casi siempre puedo encontrar algún enlace o viviencia compartida, a pesar del océano que separa EEUU y España.

Es verdad que hay diferencias de opinión entre las personas adoptadas. Tenemos historias diferentes, venimos de distintos lugares, tenemos distintas formas de entender el mundo. Sin embargo, creo que hay alguna esencia en la experiencia de una persona adoptada que nos conecta. Quizás sea la misma huella del abandono que enfrentamos. En cualquier caso, es imprescindible que haya espacios como LVDA que sean creados por y para personas adoptadas. Estos espacios no solo deberían existir para los adoptados adultos, sino que también para los adoptados niños y adolescentes. 

En la adopción china, existe el concepto del “sitio de encuentro”, el lugar donde se encuentra a un huérfano antes de llevarlo al orfanato. Me produce cierta paz saber que he llegado al sitio donde estoy encontrándome a mí y a otros adoptados. La adopción es trauma y he empezado a curarme tras conocer a otras personas adoptadas. Aunque el conocer a otras personas adoptadas no sea el camino curativo para todos los adoptados, soy una persona que cree que los seres humanos tienen un deseo inherente de pertenecer a un grupo más amplio y el colectivo de personas adoptadas puede satisfacer esta necesidad para las personas adoptadas. 

Meghan Kelly

Varios comentarios

  • Gracias Meghan por tu interesante y muy necesaria reflexión sobre la importancia de la existencia de grupos y Asociaciones de personas adoptadas como LVDA.

    Permíteme una observacion, referente a que en tu último párrafo dices que la adopción es trauma, ya que considero que la adopción es adversidad temprana, pero no necesariamente tiene que ser ni implicar trauma.

    Saludos.
    Bene García (Atlas)

  • Adoptada nacida en asturias y adoptada en catalunya si es un trauma la adopcion a mi me persigue esa sensacion de abando aun y eso ke hace 4 años encontre mis oringenes , queria escribir un libro pero en realidad no se ni como empezar ,gracias y un saludo

  • Encontre este post en Facebook, la verdad es que en algun momento nos sentimos con intriga de conocer nuestras raices biologicas y profundizar en el tema. Gracias por compartir tus experiencias!