Sobre el agradecimiento en las personas adoptadas

Hola, mi nombre es Xabier, soy adoptado y voy a escribir una reflexión personal un tanto airada como reacción a algo que acabo de escuchar. Al ser personal me permitiré ser un poco laxo con el lenguaje informal. Lo que acabo de escuchar es una interpelación a una persona en un congreso de adopción (lo colgaremos en otra ocasión) donde una madre adoptante discute con la ponente adoptada sobre el agradecimiento en las personas adoptadas a la familia adoptiva. Tengo entendido que la hija de esta persona estaba presente, para más INRI, y que lo peor no fue lo que se escuchó a micro abierto sino en corrillos durante las intervenciones.

La persona que hacía el comentario presumía ser hija de emigrantes y que sus familia había trabajado lo que no está en los escritos para sacarla adelante y darle una carrera. En esto, no tan amiga mía, somos muy similares puesto que yo también soy hijo de emigrantes donde mi madre curraba de sol a sol y mi padre pasaba largas temporadas en el extranjero ganándose el jornal, lo cual ha resultado en que yo ahora tenga una carrera y una vida acomodada. Yo, además, soy adoptado.

Yo a mi familia le estoy muy agradecido y la quiero con locura, a la que aún está y a la que desafortunadamente se ha ido. Les agradezco que se hayan esforzado por darme un futuro, igual que tú, que se hayan deslomado por ello, igual que tú. Ahora bien, nunca en mi vida les agradeceré ser mi familia, me niego, puesto que es algo que tú nunca has tenido que hacer. Tú nunca has agradecido el hecho en sí de que tu familia sea tu familia y de que de ello se derive el resto de tu vida.

Hay un hecho constatado en nuestra vida que es el de nuestra adopción y que si no se hubiese producido habríamos “acabado o en un orfanato” o teniendo una “vida horrible con nuestra familia biológica”. A las personas adoptadas se nos dice: “¡Qué suerte has tenido de que te hubiesen adoptado, si no te habrías quedado en el orfanato!”, a una compañera incluso la llamaron “la recogía”. A ti nunca en tu puñetera vida te han dicho eso. A mí el otro día un familiar biológico que he tenido la suerte de conocer me recordó (con cero mala intención pero un recordatorio al fin y al cabo) que si me hubiese quedado con mi familia biológica no habría tenido carrera. La vida actual de una persona adoptada es fruto absoluto del azar. Yo me fui con mi familia como podría haberlo hecho con la otra familia que también estaba para adoptarme (por algún error de las entidades gestoras de adopción en el momento) y si en vez de irme con mi familia me hubiese ido con la otra mi vida habría sido totalmente distinta, o si me hubiese quedado con mi familia biológica. Yo no tuve nada que decir sobre ello y en cambio la sociedad me recuerda que he tenido suerte mientras que a ti no. Todos podríamos haber nacido en familias diferentes, cierto es, pero yo nací en una, acabé en otra y por el camino podría haber acabado incluso en otra. No es un “¿Y si…?”, ha habido un hecho que ha cambiado el curso de nuestras vidas, incluida nuestra puñetera y completa identidad y por ello se nos dice que tenemos suerte y hemos de estar agradecidos cuando a ti eso no te lo dicen. Me niego a aceptarlo.

Voy a resumírtelo más para que te quede claro puesto que pareces dura de mollera y constato que falta de la empatía suficiente (tú y los del corrillo sin micro): yo estoy agradecido a mi familia igual que tú por el recorrido que he tenido con ella pero no por el “simple” hecho de que sean mi familia. Tú esto no lo haces ya que a ti nadie te recuerda que esa familia tuya podría no haberlo sido. La única que tiene suerte aquí eres tú por no haber sido “recogía”.

9 comentarios de Sobre el agradecimiento en las personas adoptadas

  • Isabella  Ha dicho:

    Hola Xabier…yo soy adoptada y NO TENGO NADA QUE AGRADECER.LO QUE HICE LO HICE POR MI MISMA.Y mi madre adoptiva falleció cuando era chica y mi padre adoptivo ningún el mejor.Asi que confirmó que el agradecer o no va por cuenta de cada uno..en su deseo más íntimo.Y no tiene NADA QUE VER LA EMPATÍA Xabier…ESTAS MEZCLANDO LAS COSAS.

    • xabier  Ha dicho:

      Cada persona adoptada que entienda lo que quiera y que sienta lo que quiera, está lejos de mi intención contradecir eso. Cuando me refiero a que se necesita empatía no es que la necesitemos nosotrxs, la necesitan las familias adoptantes para entender lo que nosotrxs sentimos. Espero haberme expresado mejor ahora.

  • ANGEL IGNACIO TORRES MEDINA  Ha dicho:

    Hola.
    Yo soy padre de un niño adoptado y me molesta mucho cuando me intentan dar las gracias por la buena acción. Para mi, la adopción fue simplemente una forma de ser padre. A partir de ahí deja de tener importancia.
    Mi hijo es mi hijo igual que si hubiera sido biológico. Sufro cuando está malo, me alegro cuando es feliz, le ayudo en lo en su camino… como cualquier padre.

  • Mamen Guerrero Rodriguez  Ha dicho:

    Se te siente, no sé si todo, pero lo he sentido!

    Soy madre de un hijo biológico y otro adoptado. Ninguno ha sido recogido. Ninguno de los dos me tiene que agradecer pertenecer a mí familia, ninguno me lo pidió. Es mas, soy yo la que estoy agradecida, porque sin pedírselo, ambos viven conmigo y me quieren, y nos queremos.

    Me parece lamentable la actitud de esa señora y la pandilla que colaboró con ella y me gustaría saber qué no solucionó en su corazón y en su camino y qué herencia emocional va a transmitir a su hija.

    Por lo que a mí respecta, lo siento, te aseguro que cada persona ve y habla con el contenido de su corazón.

    Gracias!

  • Mercedes Bullones  Ha dicho:

    Yo adopté a mi hija, me ofende y me duele que me hablen de mi buena acción, es como si la consideraran “de segunda categoría” porque tiene que estar “más agradecida que el resto”, porque no tiene la misma valía que un hijo biológico. Y eso sí que no.
    Yo tampoco agradezco a mis padres “que me dieran la vida”. Creo que todos los padres tanto si nos llegan hijos que no hayamos planificado, como si los buscamos voluntariamente,lo hacemos como un acto egoísta. Ningún hijo ha pedido venir ni a nuestra familia ni a nuestra vida, y nosotros, por muy favorables circunstancias de partida que tengamos, no les podemos garantizar nada en la vida, ni la salud, ni el bienestar, ni nada, porque pueden pasar muchas cosas que no vamos a controlar. Efectivamente si hay algo que agradecer a los padres será lo que hayan aportado de positivo a nuestra trayectoria posterior y el esfuerzo realizado para ello. Y entre lo positivo que debemos aportarles estará la libertad de que puedan expresar, siempre, sus sentimientos libremente, con más motivo si se trata de lo que deben “sentir” hacia nosotros.

  • Irene  Ha dicho:

    Xabier, cuanto siento que haya madres o padres así. Es alucinante. Soy madre por adopción y lucho cada día porque mi hija me adopte, yo la adopté desde antes de que llegara a casa. Si alguien está agradecida soy yo, agradecida por cada cada día que estoy con ella. Agradecida por la suerte que he tenido al poder formar una familia con ella y deseando que ella siempre quiera formar parte. Creo que esos pensamientos o creencias son muy reducidos. De las familias con las que me relaciono, no conozco a padres adotivos que piensen así.

  • Mercedes Bullones  Ha dicho:

    Hola a todos: Amplío mi comentario anterior. Como bien dice Irene, los que tenemos que estar agradecidos somos los padres adoptivos por haber tenido la oportunidad de formar o ampliar una familia y porque nuestros hijos nos adopten y nos quieran. Nosotros sí que hemos tenido suerte y mucha. Lo que hagamos correcto como padres no deja de ser nuestra obligación, una responsabilidad que hemos adquirido voluntariamente.
    Además también estoy muy agradecida a La Voz de los adoptados que con sus testimonios personales nos ayudan a comprender mejor cómo se pueden sentir nuestros hijos. Nos ayudan a ser los padres que nuestros hijos necesitan.
    En mi caso sí que me he tropezado con varios padres adoptivos que consideran que han hecho una proeza adoptando y que los hijos les deben agradecer y supeditar expresar sus sentimientos a si a ellos les puede molestar o no. Sin ser capaces de reconocer que bastante daño tienen ya que superar nuestros hijos por su situación de partida de desamparo, a veces desconocimiento total o parcial de las circunstancias, historia, etc., etc.
    En esos casos, por supuesto, ven a esta Asociación como “al contrario del que hay que huir o contra el que hay que actuar” porque pueden “contaminar” de ideas inadecuadas a sus hijos.
    Es muy lamentable, pero los hay, y ya si consideramos al resto de la sociedad, pues está muy difundida esa idea de que nuestros hijos tienen que agradecernos nuestra “obra” y estar completamente obligados “a ser buenos hijos”. Muchas veces lo que no son más que las manifestaciones propias de las dificultades que nuestros hijos sufren por “su mochila”, se interpreta socialmente como una manifestación de su ingratitud, de “la maldad intrínseca a su origen”, o porque los padres pecamos de blandos y no les hemos aplicado el correctivo que se merecen por desagradecidos y malvados. Y algunos padres también se lo creen.
    Cuando pienso en el dolor que ha tenido y que sigue teniendo que superar mi hija, ante semejantes ideas, me indigno y me duele profundamente por lo injusto, no me extraña que Xabier escriba airado. No es para menos.

  • Alba Arteaga  Ha dicho:

    Muchas gracias por este texto Xabier, es algo que siempre he pensado, y gran parte de mi familia aun hoy me recuerda que tengo que estar agradecida por que yo este en su vida cuando luego ellos no agradecen que yo este en la suya.
    Un gran abrazo.

  • Demelsa Díaz  Ha dicho:

    Yo también he sido adoptada. Siento que muchas veces se olvida una parte fundamental en las historias..los padres buscan una parternidad alternativa y lo hacen de forma consciente, meditada, muy meditada antes de dar el paso. Es por así decirlo una acción voluntaria. En cambio,los hijos adoptados somos una consecuencia de esa decisión por parte de la pareja adoptante. Los niños q hemos sido adoptados desde bebés no hemos podido participar de esa toma de decisión y, créanme, es un punto elemental. Cómo vamos a ser los niños los q tengamos q estar agradecidos de forma unilateral? qué barbaridad..El Amor es el único vínculo de valor. Cuando el amor es el motivo, el origen de una adopción, entonces habrá respeto, empatía, escucha activa, comprensión..y los lazos podrán afianzarse y el Agradecimiento nacerá de forma espontánea por ambas partes porque sí es cierto que estoy muy agradecida a mis padres adoptivos por su atención, dedicación..pero en mi caso particular..siento q fui arrancada de mi familia de origen y siempre me he sentido como una pieza de puzzle que intentan encajar en otro puzzle distinto, y por más que lo he intentado..no he sido capaz de cambiar tanto como para encajar verdaderamente. Un abrazo a todos. Gracias por este espacio maravilloso

Deja un comentario


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>