Papá, mamá, ¿por qué miraron hacia otro lado?

Nos gustaría compartir con vosotros una carta que nos ha enviado una socia de La Voz en la que expresa no sólo sus sentimientos, sino también la repulsa a tantas noticias que surgen en los medios con paralizaciones e investigaciones que obviamente nos hacen ser conscientes de que la adopcion internacional, el tráfico de niños y las irregularidades están muy presentes aún hoy día.

Mi nombre es Laura, soy adoptada, de Adopcion Internacional. Hace unos meses se confirmaron mis sospechas, he tenido la oportunidad de escuchar de primera mano cómo mis más grandes grandes temores se convertían en una cruda realidad que  forma parte de la verdad de mi historia. He podido escuchar de boca de mi madre biológica, mujer procedente de un país, que en la época de mi nacimiento se podría decir que era un país subdesarollado y con muchos conflictos internos. He escuchado como ella me contaba con lágrimas en los ojos y un dolor indescriptible, su experiencia de cómo llego a darme en adopción. Por llamarlo de una forma. Extorsión, chantaje, compra y sobre todo una gran soledad y desamparo en todo el proceso. Yo la escuchaba atenta, la calmaba e intentaba demostrarle entereza y por supuesto que no notara que dentro de mí, mi alma, mi más interno yo, mi vida se estaba desquebrajando. Por un instante nada tenía sentido. Sentí como un león fiero dentro de mi empezaba a rugir y buscaba desesperadamente una presa para hincar los dientes y calmar toda esa rabia que me estaba invadiendo por momentos.

Por supuesto, tuve que esconder mis emociones, no la quería hacer sentir más culpable de lo que ella ya se sentía. Pero los siguientes dos días y noches, me llegaban esas imágenes a la cabeza, la del chantaje, la del intento de compra, extorsión, la angustia y la injusticia.

Las personas que participaron en ese proceso de “Adopcion ilegal“ (el mío), las autoridades, el juez, servicios sociales, la doctora…me imaginaba a todos en fila delante de mí. Por un momento, poder mirarles a los ojos y explicarles como me sentía en ese momento. Sobretodo les pediría explicaciones o simplemente les miraría con ojos de asombro, ¿ se darían cuenta del dolor que causaron? Y por supuesto la parte más dolorosa de todas:  MIS PADRES ADOPTIVOS, sin duda alguna, fueron víctimas de una estafa, no les culpo, ellos se vieron inmersos en una espiral de mentiras, engaños y chantajes…y eso siempre lo comprendí. Pero hubo un momento en mi historia en que ellos hubiesen podido actuar de otra forma. Levantar la mano y denunciar algo que no olía bien, había indicios etc. Por supuesto no les juzgo tampoco por no haberlo hecho, porque no sé qué habría hecho yo y lo he perdonado hace tiempo.

Lo que a día de hoy me sigue doliendo, es que nunca me hayan contado la verdad al 100% , ellos decidieron verse como las víctimas de un engaño, no contar la verdad, pero soy consciente que el haber mirado a otro lado, ha hecho que ellos vivieran con sentimiento de culpa que a día de hoy siguen buscando justificarse y obviamente ha causado una brecha enorme entre nosotros.

¿Por qué os cuento todo esto? Porque estoy harta, decepcionada, dolida y rabiosa. Porque intento entender que mi caso fue uno de tantos de los años 80. Pero estamos en 2017 señores, y leo en los periódicos noticias como la que se mencionan arriba y no puedo evitar que ese León enjaulado ruja y de zarpazos. ¿De verdad que seguimos negando una realidad?

Parece que a día de hoy los procesos intentan ser mas transparentes y legales, pero sólo lo parece. Seguimos viendo noticias como las que adjuntamos en este post, seguimos viendo familias que se llevan las manos a la cabeza cuando se paraliza su proceso o se cierra su ECAI, todo se para y ven truncado su deseo de paternidad por la vía  de la Adopción llenos de dolor y desesperanza. Pero cuando hay indicios evidentes, cuando ya huele, es porque hay muchas capas de putrefacción por qué desgraciadamente la Adopción sigue siendo un negocio para muchos.

Pero y ¿nuestra voz? ¿y nuestros sentimientos cuando somos protagonistas y víctimas de procesos fraudulentos? Yo sólo puedo deciros, que por mi parte no perdono que miremos a otro lado. Y por supuesto me duele en el alma saber que hay personas cegadas por su deseo de ser padres a toda costa y no entiendan que asociaciones nacionales de familias adoptivas, o incluso nosotros como asociación de personas adoptadas denunciemos y apoyemos las investigaciones o las paralizaciones.

Solo una pregunta: ¿Qué haran cuándo sus hij@s  sean adultos, les miren a los ojos  y pregunten: si tuviste sospechas por qué no hicisteis nada?

Un comendario de Papá, mamá, ¿por qué miraron hacia otro lado?

  • Alicia  Ha dicho:

    Laura .
    Qué bien que comprendiste el dolor de tu madre biológica.
    Ese daño se acabó cuando la encontraste.
    Su felicidad empieza al fin

Deja un comentario


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>