Comparecencia en el senado

Os adjuntamos el link de nuestra comparecencia en el Senado el 26 de Abril.

http://www.senado.es/legis9/publicaciones/html/maestro/index_CS0322.html

La asociación La voz de los adoptados ha tenido una acogida muy grata en este año que llevamos activos por parte de los profesionales y asociaciones de familias que se han constituido o ampliado a través de la adopción, que demandan nuestro apoyo, ayuda y experiencia en primera persona. Durante este tiempo nos hemos podido dar cuenta, sobre todo, de la gran necesidad de aportar nuestro punto de vista y nuestros sentimientos en torno a la adopción, ya que somos quienes la hemos vivido en primera persona.

Nos hemos reunido un colectivo de personas muy diferentes y que hemos sido adoptadas por vías muy distintas: desde la adopción de recién nacidos, a la adopción nacional o internacional, habiendo estado antes acogidos, desde edades muy diversas o incluso producto de tráfico de menores, y que actualmente somos mayores de edad, y hemos llegado a nuestras familias con más o menos daños físicos y con más o menos datos sobre nuestro origen, pero, a pesar de todas estas diferencias, observamos que tenemos unos sentimientos en común. Por ejemplo, tenemos sentimiento de pérdida desde muy pequeños y no sabemos por qué, o a veces nos preguntamos qué hicimos mal o por qué me sucedió esto a mí. También, a muchos de nosotros nos abruma un sentimiento de agradecimiento, a veces influenciado por la sociedad respecto a nuestros padres adoptantes, ya que hemos visto la adopción como una salvación, como algo que en teoría no hubiese sido derecho nuestro y que, como les debes todo y a consecuencia de ello, vemos perjudicada nuestra autoestima, nuestro derecho a saber y nuestro derecho desde siempre a tener una familia. Algunas frases que nos surgen son del siguiente tenor: desde que sé que tengo derecho a una familia soy feliz porque he vivido muchos años con el sentimiento de no merecerlo, de haber sido una cuestión de suerte o de haber recibido un regalo y nunca iba a ser lo suficientemente bueno como para agradecerlo.

 

Aparecen también muchos sentimientos de rabia, dolor y tristeza, y, aunque no todos lo sentimos con la misma intensidad -hay que decirlo-, piensas que la vida ha sido injusta, y surgen preguntas como: ¿por qué tardaron tantos años en comprender y ver que estaba siendo maltratado? O reflexiones como: a los seis años fue la primera vez que tuve una verdadera familia pero tardaron tanto en dármela que ahora, con 22 años, no me siento parte de nadie ni de nada, y me cuesta demasiado confiar.

Queremos saber cuáles son nuestros orígenes, cuál es nuestra historia, qué sucedió y el porqué, qué paso. Solo si logramos comprender podremos reconstruirnos a nosotros mismos.

Todos estos sentimientos y muchos más se desarrollarán a lo largo de mi comparecencia. Sabemos y somos conscientes de que ponerse en nuestro lugar es difícil, pero les voy a pedir, señoras y señores senadores, que hagan un esfuerzo de empatía en los próximos minutos.

Ante la repercusión que la adopción está teniendo en estos últimos años, la asociación La voz de los adoptados recoge en esta exposición un balance actual sobre la adopción.

El objetivo de esta comparecencia es proponer puntos de reflexión para que la Comisión especial de Estudio de la Problemática de la Adopción Nacional y Temas Afines considere su desarrollo mediante iniciativas que desembo-

quen en soluciones a las problemáticas que observamos en el mundo de la adopción.

Hablamos desde la experiencia que supone vivir el día a día como personas adoptadas. Seguramente aportaremos puntos de vista que pueden resultar novedosos o que quizá sorprendan, que parezcan excesivos o que no se entiendan, pero nuestra única motivación es encontrar soluciones a nuestras necesidades, a las de aquellos niños y niñas que pueden ser adoptados, a sus familias o a las nuestras, y a las de las personas adoptadas ya adultas.

Pensamos que frente a las personas adoptadas debe existir una responsabilidad general de la sociedad y de la comunidad educativa y sanitaria en particular, y no solamente de sus familias; de esta forma, si partimos del hecho de que un o una menor es sujeto de derechos y deberes y tenemos en mente que el interés superior es el suyo, quizás entiendan mejor las respuestas que demos a sus necesidades.

Esperamos que nuestras aportaciones orienten y sean de ayuda en las iniciativas, sean del tipo que sean, que se vayan a desarrollar o se estén desarrollando ya.

Y queremos invitar a la reflexión a partir de varios conceptos: en primer lugar, qué es la adopción. Supongo que habrán comparecido en esta Cámara muchas personas que lo habrán explicado, por tanto, no voy a entrar en detalles, pues hay técnicos en la materia, yo vengo en representación de los adoptados y me sitúo en el otro lado. Pero debemos tener muy claro que es una medida de protección de menores, que es una medida subsidiaria y saber qué tipo de menores son los adoptables, y todo ello hay que valorarlo muy bien.

Señorías, en lo que sí voy a entrar es en las creencias que tiene la sociedad en relación con la adopción. Pues bien, hay muchas creencias que consideramos erróneas y que es preciso superar para situarla en su lugar correcto, creencias erróneas que nos hacen daño. Primera, la adopción no es un mecanismo de reproducción asistida ni una institución de fertilidad; bien es cierto que puede ser una solución que satisfaga las expectativas de paternidad o maternidad de personas con dificultades de fertilidad, pero son muy numerosos los casos de familias adoptivas con hijos biológicos, o de personas que planifican su proyecto familiar sobre la base de una maternidad o paternidad adoptiva.

Otra creencia muy extendida que habría que superar, y a ser posible eliminar, es la de que las personas adultas tienen derecho a adoptar. Esta interpretación no es correcta: son las y los menores en situación de desamparo quienes tienen derecho a ser adoptados, como está reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño. Las personas en edad adulta tenemos la oportunidad de ser madres y padres al adoptarles, siempre y cuando ello favorezca sus derechos.

Podeis leer mas en el link arriba adjunto.

{jcomments on}

Deja un comentario


*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>