Ser adoptado en el siglo XXI

Por suerte cada vez hay más concienciación en el mundo adoptivo sobre lo que supone ser adoptado en la actualidad, es por ello que no es mi principal objeto a tratar en esta publicación. La falta de concienciación, de empatía y de conocimiento sobre lo que supone ser adoptado actualmente y de cara al resto de la sociedad a veces nos pone en situaciones incómodas y a veces difíciles para mordernos la lengua...

Leer más

Sobre el agradecimiento en las personas adoptadas

Hola, mi nombre es Xabier, soy adoptado y voy a escribir una reflexión personal un tanto airada como reacción a algo que acabo de escuchar. Al ser personal me permitiré ser un poco laxo con el lenguaje informal. Lo que acabo de escuchar es una interpelación a una persona en un congreso de adopción (lo colgaremos en otra ocasión) donde una madre adoptante discute con la ponente adoptada sobre el agradecimiento en las personas adoptadas a la familia adoptiva...

Leer más

Papá, mamá, ¿por qué miraron hacia otro lado?

Nos gustaría compartir con vosotros una carta que nos ha enviado una socia de La Voz en la que expresa no sólo sus sentimientos, sino también la repulsa a tantas noticias que surgen en los medios con paralizaciones e investigaciones que obviamente nos hacen ser conscientes de que la adopcion internacional, el tráfico de niños y las irregularidades están muy presentes aún hoy día.

Mi nombre es Laura, soy adoptada, de Adopcion Internacional...

Leer más

La ceguera colectiva sobre los menores adoptados

Cuándo en unos talleres sobre discriminación escuché el dato que arrojan los estudios realizados: el 90% de los menores adoptados sufre algún tipo de discriminación, de la cual solo el 40% de los padres somos conscientes de ello, empecé a comentarlo entre otras familias adoptivas.

Eso me hizo, por la reacción de la mayoría de los padres y sin necesidad de más estudios científicos, constatar la segunda parte de ese dato: la mayoría de los padres no somos conscientes de ello.

La primera part...

Leer más
Carta2

Dr. Jeckil y Mr. Hyde: Otras partes de mí…

He tenido el placer de leer últimamente algunos artículos de profesionales en pos-adopción sobre un fenómeno del que se ha hablado poco y que al parecer cuesta diagnosticar correctamente a nivel psicológico. Me gustaría hablar sobre la disociación y con ello aportar mi granito de arena como paciente y como hija adoptada adulta, para ello voy a dejarme de tecnicismos y a explicarlo con mis palabras.
Por lo que sé hay distintas formas de disociación y algunas no son patológicas: Cuando nos abs...
Leer más
escribir_peque

RACISMO Y XENOFOBIA

No había reflexionado mucho sobre el racismo ni la xenofobia hasta que me volví algo sudamericana y algo negra. Pensaba, como la mayoría de las personas de este país, que el racismo se limitaba a escupir, pegar o matar a personas de otro color diferente al blanco. No me había planteado que el color “carne” de las pinturas no era sólo el beige, ni que las personas “de color” fueran otras distintas a las negras y/o de piel oscura...

Leer más
emdr_peque

EMDR – el cerebro a veces se “contractura”.

Hace varios años nos llegó una propuesta de colaboración a nuestra asociación, venía remitida por una profesional en psicología y adopción con la que nosotros siempre hemos tenido contacto y en la que confiamos. Nos hablaba de una técnica empleada en terapia con pacientes que habían sufrido algún tipo de estrés postraumático y estaba interesada en investigar qué uso podría tener para la población adoptiva, ya que en sus 20 años de existencia, se fueron alcanzando resultados exitosos para abordar con el paciente un amplio abanico de síntomas que los inicialmente descubiertos (incluso tratamiento de adicciones).Así fue como supimos de la EMDR, querían probarla para identificar su utilidad en lo relativo a los sentimientos, vivencias, comportamientos que tenemos en común los que somos adoptados además de lo que cada uno independientemente hubiera podido experimentar a lo largo de toda su vida.

Me animé a probarla al llegar a un punto de estrés emocional que me agotaba y porque me la recomendaron los compañeros de La Voz. Me sentía herida, ansiosa, irritable, incapaz y enfadada. La bomba que a veces podemos llegar a sentir dentro, estaba a punto de explotar. Es una de las mejores decisiones que he tomado. He aprendido mucho sobre cómo funcionamos a nivel emocional las personas y sobre todo me ha servido para ser capaz de analizar mejor las situaciones, así como para resolver duelos pendientes, que aunque los razonaba antes de la EMDR, no había llegado a poder reprocesarlos.

Leer más

¿Qué es adoptar? Mi nombre es importante para mí.

Quien decide ser padre o madre por adopción asume un pasado de su futuro hijo que no le pertenece, un pasado que entre otras experiencias vividas fuera del hogar que se convertirá en permanente, conlleva el tener un nombre distinto al que sus padres adoptivos le hubieran puesto de haber nacido de ellos. 
Ese nombre que nos gusta, el que pensamos para nuestros hijos desde toda la vida, responde a una serie de atributos tanto físicos como temperamentales y psicológicamente se atribuyen a una determinada persona que existe en nuestra cabeza, pero que en realidad en ninguno de los casos es factible, se trata de un ente etéreo. No es necesario acceder a la adopción para darse cuenta de esto aunque tal vez sólo nos lo planteamos los padres adoptivos. 

Los niños biolólogicamente nacen de las barrigas de sus madres, pero sobre todo nacen de la cabeza de ambos progenitores, suponemos que en la confluencia de ambos casos radica el éxito de una paternidad anhelada. Tanto uno como otro han llegado al momento de sus vidas donde han tomado en consideración cómo sería tener un hijo juntos, con los atributos que son característicos de ambos progenitores, de ambas familias. Si esto no ocurre o pasa solamente en una de las dos partes, es cuando posiblemente tengamos un desequilibrio. 

Leer más

¿Abandonados?

Tengo 31 años y soy adoptada desde los tres días de haber nacido. Como muchos de mi generación, nuestra adopción estaba prevista antes del parto. No hemos vivido institucionalizados un sólo día, no nos han abandonado en un convento, ni en la puerta de un domicilio, no nos han encontrado en la calle ni en una comisaría. Antes de nacer, en bastantes casos, nuestra familia biológica extensa (no sólo hablo de la/el madre/padre) no quiso o no pudo cuidar de nosotros por muchas razones distintas, entre ellas porque cuando nacimos eran otros tiempos y ser madre soltera o tener a una en la familia suponía una vergüenza y una marginación. También había chicas cuyos padres las apoyaban para tener al niño pero ellas no querían: Dejas de poder hacer cosas, cambias tus planes de futuro, no sabes qué esperar de esta maternidad ni si estás preparada para ella, todo se ve tan complicado en esos momentos y te entra tanto miedo...  Y todos estos motivos son razonables, lícitos e implican que ese bebé no se desea o no es bien recibido. Que no se quiere/puede conservar en el seno familiar.

Por diversos medios, nuestra familia o nuestras madres accedieron a la forma de que el parto fuera atendido y si no querían quedarse con su hijo, bien porque no llegaron a tiempo para abortar, bien porque no tenían los medios para hacerlo, porque sus ideas eran contrarias a esto o porque al inicio tuvieron un plan para poder cuidarlo y al final se torcieron las cosas, les proporcionaron la ayuda necesaria para desprenderse del niño.

¿Hemos sido abandonados?

Leer más

¿Qué es buscar los orígenes? Construcción de la identidad en el adoptado.

Como bien apunta nuestra vicepresidenta y psicóloga en la presentación del libro de Jaime Ledesma, titulado "Mediación Familiar en Búsqueda de Orígenes- El encuentro con mi espejo biológico", la búsqueda de orígenes en las personas adoptadas consiste en construir una parte fundamental de uno mismo (...) Es un proceso que pretende responden a preguntas, a vacíos que pertenecen a una íntima y secreta parcela de quien desconoce cuál fue el inicio de su historia. (...) La búsqueda de orígenes es una consecuencia de la información de la condición de adoptado (...).

Cuando somos pequeños, si conocemos esta información porque nos han explicado nuestros padres, iniciamos la búsqueda mediante un proceso intrapsíquico, que significa pensar en nuestros padres biológicos y en las circunstancias que vivieron que provocó nuestro abandono y posterior adopción. En esta etapa es fundamental que exista una comunicación abierta con nuestra familia donde podamos intuir que hacer preguntas sobre nuestro pasado, no es algo incómodo. Nuestra historia no empieza el día que nuestros padres fueron a buscarnos o decidieron que iban a adoptar un hijo, sino el día en el que fuimos concebidos. Como es lógico, en esta fase, hay información que no está disponible pero esto no es impedimento para que no podamos ir construyendo como niños una identidad sana con los datos que sí tenemos. 

Leer más